Capitulo 4 de Las aventuras de Diblu

Recordamos que Paneha se encontraba comprando y negociando objetos, materiales y demás cosas para nuestro equipo de héroes, que no ropa, y demás trapitos para ponerse mona, cosa que todos sabían que hubiera hecho encantada, pero le faltaba su binomio de cosas femeninas, que estaba haciendo pociones según ella pensaba. Cuando de repente antes ella apareció una voz conocida según ella creía:

-Mi señora- Dijo con voz seca

-¿Yukky? ¿Eres tu quien se esconde detrás de esa capucha?- Pregunto Paneha dado que solo veía un resplandor de ojos bajo una capucha, de una larga capa marrón y desgastada por el paso del tiempo, con ligeros girones en las puntas.

-Si Paneha soy yo, vengo a por ti con urgencia, Diblu se ha metido en problemas y confío en ti para que me ayudes a sacarlo de ellos.

-¿Problemas? ¿Cuáles? Es imposible, anda preparando el plan de ataque con Garlopa-Aseguro ella

-¿Esta segura?- Pregunto Yukky- Mis contactos no dicen lo mismo, creo que debería acompañarme y que juntos comprobáramos que está todo bien. Al parecer nuestro pequeño borracho bebió de más y entro en un portal de ese molesto gnomo mago que le acompaña siempre y apareció donde no debía aparecer y se enfadó con quien no debía enfadarse, ya sabes cosas de enanos que nosotros, unos Draenis no entendemos por mucho que apreciemos a esas pequeñas cosas barbudas.

- Debería ir a ver a Agroj, seguro que si estas en lo cierto el nos ayudara encantando con varios de sus hombres

-Acaso… ¿Duda de mi palabra mi señora?-Pregunto Yukky que seguía sin mostrar su rostro, envuelto en su capa con capucha

-No soy quien para dudar de un miembro de nuestra hermandad, pero es extraño que seas el primero en aparecer con malas nuevas.

-Ja Ja Ja-Rió con sarcasmo- Siempre tan lista, siempre tan… pensativa, tan desconfiada, por eso eres la reina de la logística-Su tono de voz iba cambiando- Por eso, eres la encargada de conseguirlo casi todo, con tus contactos meticulosos en todas las ciudades libres y aliadas, por eso tú, eres la clave.

-¿La clave?- Paneha tiro mano a su arco élfico y miro a los lados


-Tu pondrás feliz al nuevo caudillo Numac, gracias a ti ese enano entrometido no tendrá quien lo consigue todo y nadie sabrá donde estarás….¡¡NADIE!!
Paneha silbo y en un abrir y cerrar de ojos su adorado felino estaba a su lado, también saco el arco con gran destreza y apunto con la primera flecha lista a quien hablaba con ella.

-Te has vendido Yukky… no me podía esperar esto de un hermano de batalla que ha sangrado conmigo

-¿Hermano? Yo no soy tu hermano, ¡¡COGEDLA!!

Varios picaros salieron de las sombras y atacaron ferozmente a Paneha, con un salto de separación se alejó unos metros de ellos y comenzó a disparar flechas, su inseparable felino, se tiro a por Yukky de forma despiadada, pero este esquivaba al felino de una forma rápida y ágil. Paneha con un gran tiro derribo a uno de los picaros y sonrió, ella se gustaba en estas ocasiones, ella sola podría acallar al traidor y llevaría una buena historia que contar a sus amigos

-¿Esto es todo? Estos picaros nunca podrán conmigo- Se dijo en voz baja mientras abatía a otro, y a su vez pensaba como unos goblins, tan verdes y tan desagradables abrían llegado tan cerca de ella y de sus hermanos
Otro salto más, otro flechazo más y podría ir a por el traidor que su felino mantenía ocupado.

Acabo con el último goblin pícaro, y miro a su alrededor, le restaban 5 flechas. Al mirar observo 4 horripilantes goblins verdes sobre el suelo gimoteando débilmente mientras se debatían por vivir o morir. Pero no veía a su felino y por supuesto no veía a su objetivo final

-Traidor, sal, te lo ordeno, tienes mucho que contarnos antes de que te deje descansar- Oteo nuevamente la zona donde se encontraba
De repente recibió un gran golpe de algo grande y peludo sobre ella, increíblemente la había pillado de sorpresa, era su Felino, derrotado y bañado en un color rojo que destacaba sobre el pelaje blanco, felino había caído y ella no lo había visto, su ira crecia por segundos.

-Estas casi sin flechas, no tienes mascota, y nosotros somos 3, me da igual llevarte viva, o casi viva-Dijo una voz que no era la de Yukky pero le resultaba familiar

-Sal a la luz cobarde que te vea y pueda apuntarte para mandarte al infierno…
Antes de que terminara la frase una flecha le atravesó el costado con una sustancia que de repente la hizo sentirse muy cansada, le pesaban los ojos, escuchaba que alguien le hablaba pero no sabía quien ni que, su visión se oscurecía, y solo quería dormir.

-Cógela y salgamos rápido de aquí, esos malditos goblin han dejado mucha sangre en el suelo y aparte su color verde no se estila por esta zona- Dijo Yukky

-No me das ordenes, pero como soy más fuerte que tú, y es mi presa la llevare yo ¿Verdad cariño?-Dijo alguien


-Claro amor, es nuestra el gran Numac nos recompensara por ello.

Pd. Disculpen las semanas de espera, ya estamos de vuelta :)

Comentarios

  1. Disculpado estás, pero solo porque ha llegado eh. Esto empieza a ser un vicio!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares